DEBILITADA [poesía]

Publicado por Elena Lobos en

DEBILITADA

Veo que asomas;
sé lo que viene.
El pulso arrecia,
no se contiene.

Siento que caigo
con piernas flojas.
Quiero agarrarme
pero me arrojas.

Mi vista clara
se va opacando.
Mi mente sufre,
se está estrechando.

Ya no te veo,
solo te siento.
Un sudor frío
me está cubriendo.

Mi abdomen duele
y se contrae,
lo que devuelve
a mis pies cae.

Mas siento alivio
cuando yo expulso
de mis entrañas
el miedo oculto.

Pronto la bruma
se va apartando,
mi piel mojada
se va secando.

Pero aquí sigo
sobre este suelo,
debilitada
y sin consuelo.

 

separador.png

La hemofobia o hematofobia es un trastorno de ansiedad ocasionado por el miedo a la sangre y a las heridas. Empecé a padecerlo, extrañamente, siendo ya adulta. Un día me encontraba cortando limones para preparar un papelón y, en un descuido, me corté el pulgar. Antes de darme cuenta, estaba sentada en el piso atravesando todas las etapas narradas en mi poesía: aumento del latido cardíaco y la presión arterial, náuseas, mareos, sudores, palidez y desmayo. Desde entonces lo he sufrido cuatro veces más; cada vez que me he cortado, sin importar la cantidad de sangre perdida. Un tenue ardor en la piel y una pequeña gota emergiendo son suficientes para provocar esa desagradable respuesta física.

Curiosamente, antes de volverme hematofóbica yo padecía hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre), y es sorprendente lo similares que son ambos episodios. Desde mi adolescencia he mantenido mis niveles de glucosa en su lugar (empecé a comer bien y a desayunar a tiempo). Sin embargo, ahora que me libré de la hipoglucemia, mis achaques son debido al miedo a la sangre; y lo que es peor, a la mera anticipación del achaque. Saber que tendré que atravesar todo eso otra vez termina desencadenando el episodio en sí. Es una locura, lo sé. Pero también pienso que más que miedo a la sangre, lo que tengo es miedo a la herida. ¿Por qué lo creo? Pues porque la sangre menstrual no hace que vomite y caiga al suelo.


 

Fotografía de Cassi Josh en Unsplash


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *