ALIVIO [poesía]

Publicado por Elena Lobos en

ALIVIO

 

En el dorso de mis manos

veo la sangre congelarse.

Ella detuvo su avance

bajo la delgada piel.

Parecen pequeñas manchas

dejadas por un pincel.

 

Mis dedos se agarrotan

por el frío que me azota.

Dolorosas garras rotas,

ya nada pueden coger.

 

¡Tiemblen, dedos, tiemblen!

Hora de entrar en calor.

Deslícense entre mis muslos

hacia la morada de amor.

 

Resguárdense, dedos,

de ese clima hosco.

Aquí serán acogidos

entre los suaves tejidos.

Despójense, mis amigos,

de esos modales toscos.

 

Y si el frío aún persiste

lo mejor es ascender

entre unos húmedos besos

hasta el guijarro de miel.

 

Caliente, muy caliente

se siente esta ducha ardiente.

El alivio ahora recorre

mis venas nuevamente.

Categorías: Poesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *